Vigilancia virológica de gripe y otros virus respiratorios, en consecuencia, desde el Centro Nacional de Gripe, estamos en constante alerta de las posibles variaciones del virus.

El sistema de vigilancia de la gripe es un esfuerzo cooperativo entre los médicos centinelas, los diferentes laboratorios de área y el Centro Nacional de Gripe.

Las muestras son recogidas por parte de los médicos centinelas de toda la región y enviada a los diferentes laboratorios de área y a su vez al Centro Nacional de Gripe.

Finalidad.

-Descubrir cuándo y dónde se produce la actividad de la gripe.

-Determinar qué virus de la influenza están circulando.

-Detectar cambios en los virus de la influenza.

-Medir el impacto que está teniendo la influenza en casos de enfermedad en pacientes ambulatorios, hospitalizaciones y muertes.

La información es analizada 

A partir de estos datos se elabora un informe semanal para mantener informados, tanto a los profesionales sanitarios como a la población en general, además de a las autoridades competentes. Con ello se pretende atajar la propagación del virus a niveles que podrían desencadenar en una pandemia.

La importancia de mantener un sistema integral de vigilancia de la influenza. 

– Los virus de la influenza cambian constantemente (lo que se denomina variación antigénica) y, por lo tanto, se necesita una permanente recopilación de datos y caracterización de los virus.

-También pueden sufrir un cambio grande y abrupto (lo que se denomina variación antigénica mayor) que da lugar a un virus diferente a los virus de la influenza que están en circulación actualmente; la vigilancia de los virus detectará estos cambios e informará la respuesta de salud pública.

-Las vacunas deben ser administradas cada año y se actualizan de manera regular de acuerdo con los hallazgos de la vigilancia.

-El tratamiento para la influenza responde a los lineamientos de la vigilancia de los laboratorios sobre la resistencia antiviral; y

-La vigilancia de la influenza y los estudios de investigación específicos se utilizan para monitorear el impacto de la influenza sobre diferentes segmentos de la población (p. ej., grupos etarios, afecciones médicas subyacentes).